Tipos de pagarés

Estas en: > Artículos

Existen muchos tipos de pagarés, pero al fin y al cabo todos los pagarés tienen la misma finalidad dar un derecho de cobro a otra persona en un momento concreto de vencimiento. Pero existen distintos tipos de estos títulos valor. Sus diferencias pueden venir marcadas en función de quién sea el emisor del pagaré, de la forma en la que se emite, el momento y la forma de pago, o de si se incluye o no la cláusula de no a la orden en el pagaré. Aunque hay bastantes clases distintas de pagarés, sería posible que un mismo pagaré sea de varios tipos a la vez, puesto que estos no son incompatibles. Las características que tenga un determinado pagaré podrán determinar de forma adecuada el descuento de pagaré con otra entidad. Si por ejemplo, se quiere pagar a un proveedor con un pagaré y este decide realizar un descuento para contar con el dinero antes de lo previsto, lo podrá o no hacer y en según qué condiciones, dependiendo del tipo de pagaré que sea. Además del tipo de descuento que tenga, claro está.

Tipos de pagarés


Ya que el pagaré es una de las formas de pago más comunes y usadas por las empresas y autónomos, se deben tener en cuenta muchos aspectos legales al emitir un pagaré. También hay que asegurarse de cumplir todos los requisitos legales que el pagaré precise, tanto para su emisión como para tener toda la información necesaria en su cobro. Otra información importante a tener en cuenta en el pagaré es si se tiene la intención de endoso. Cabe recordar que ningún tipo de pagaré tiene que ver con letras de cambio o cheques. Son títulos valor totalmente distintos, existiendo los siguientes tipos de pagarés según su emisor:

Según quién sea el emisor podemos encontrar los siguientes tipos de pagarés:

Pagarés bancarios

Son aquellos pagarés que emite una entidad de crédito. Son los modelos más accesibles y conocidos. Al ser impresos en talonarios por el banco, el domicilio de pago se realiza en una de las cuentas de la entidad en cuestión.

Pagarés de empresa

Los emite la propia empresa y pueden llevar o no domiciliación, es decir pago del pagaré en el domicilio de la empresa. Su ventaja es que permiten obtener financiación de manera rápida, pero cada vez se usan menos.

Tipos de pagarés dependiendo de si incluyen la cláusula de “no a la orden”:

Esta cláusula puede determinar distintos tipos de pagarés, sobretodo en cuanto a la acción de endoso:

Pagarés a la orden

El beneficiario del pagaré podrá trasmitirlo por endoso a un tercero, el cual tendrá poder para cobrarlo.

Pagarés nominativos

Son similares a los anteriores pero sin cláusula a la orden, aunque sí pueden ser endosados a un tercero.

Pagarés no a la orden

El pagaré no se podrá endosar a un tercero. Se podrá descontar pero el banco que ejecute el descuento no podrá reclamar la deuda al suscriptor, sino al beneficiario. Este último tiene que ser el beneficiario original del pagaré para poder hacer la reclamación. Este tipo de pagarés suele tener más inconvenientes y las comisiones son mayores.

Tipos de pagarés según el momento de pago

La prescripción de un pagaré es el momento en el que este caduca y tras el cual hay que realizar su pago. Estos son los tipos que hay:

Pagarés a la vista

Hay que pagarlos en el mismo momento en el que se presentan para cobrar.

Pagarés a día fijo

Se da cuando se decide la fecha determinada de vencimiento a la que prescribirá el pagaré.

Pagarés a plazo variable de la fecha de emisión

Se añade un plazo de tiempo en el que se calculará el vencimiento después de la fecha de emisión.

Pagaré sin vencimiento

Es como un pagaré a la vista, solo que en este no viene escrita la fecha de vencimiento y se cumplimenta en el mismo momento en el que va a ser cobrado.

Tipos de pagarés según la forma de pago:

Existen distintos tipos de pagarés según las restricciones a la hora de cobrar, que son los siguientes:

Pagarés para abonar en cuenta

Estos pagarés sólo y exclusivamente podrán ser abonados en cuenta.

Pagarés cruzados

La única forma de cobrar estos pagarés es a través de abono en cuenta o por ventanilla siendo cliente de la entidad librada.

Si no son de ninguno de los dos tipos anteriores, se podrán cobrar directamente.

Pagaré de inversiones

Otro tipo de pagaré del que se podría hablar es el pagaré de inversiones. Estos se otorgan a los inversionistas de una empresa, los cuales invierten su dinero, corriendo el riesgo de perderlo. El prestatario firma el pagaré acatando la obligación de reintegrar la cantidad total invertida por el prestamista. Como retorno de la inversión algunos prestamistas incluso podrían requerir la propiedad si así constase en el pagaré. Para evitar el riesgo, hay quien elige hacerlo con un préstamo de inversión con lo que se le reembolsaría lo invertido más allá de si la empresa puede aumentar su capital o no.


Buscar Pagarés sin límites