Pagarés devueltos

Estas en: > Artículos

Los pagarés devueltos son la peor pesadilla para una empresa que cuente con una cartera de efectos comerciales. La gran ventaja que tienen los pagarés es que son un documento que soporta un derecho de cobro, dándole a ese papel comercial un valor por sí mismo.

Los pagarés, son documentos en formato papel denominados título valor según el derecho mercantil, son un derecho de cobro para su tenedor, normalmente como fruto de una operación comercial que realizó su tenedor.

Pagarés devueltos y endoso de pagaré

Pagares devueltos

Aunque a veces el tenedor del título valor lo es a razón de una transmisión anterior denominada endoso. Es decir de una cesión del título realizada por su tenedor y acreedor original. La devolución hace que el pagaré pierda todo su valor al haber sido impagado. Restándole toda su eficacia como documento de giro, al igual que el dinero puede circular como instrumento para cancelar operaciones dentro del tráfico mercantil.

Es decir derechos de cobro originados por operaciones de compra – venta de productos o prestación de servicios dentro una actividad económica o empresarial. De hecho es un instrumento de pago muy usado en sectores como el inmobiliario. Durante el boom que vivió España el descuento de pagarés era casi la única forma de financiación que tenían las empresas proveedoras y subcontratistas de las promotoras inmobiliarias.

Descuento de pagarés en la contrucción

En aquella época el sector inmobiliario era solvente porque la demanda y los precios creían año tras año, así que los bancos y cajas calificaban el papel del sector inmobiliario como de buena calidad a efectos de asumir riesgos crediticios. Era una época donde casi no existían pagarés devueltos, al fluir la financiación en el sector inmobiliario. Sin embargo tras la crisis financiera el sector inmobiliario cayó como un castillo de naipes ante la ausencia de financiación fácil y barata. Por lo que ese papel del sector inmobiliario pasó a ser de poca calidad y los pagarés devueltos por el sector inmobiliario se multiplicaron por todo el territorio nacional.

Esto impedía que sus tenedores obtuvieran financiación en entidades financieras, así que algunos cedieron sus créditos a terceros ante la falta de liquidez para cancelar sus deudas.

Función de los pagarés devueltos>/h2>

Los pagarés suelen usarse tanto para cancelar operaciones comerciales como financieras. Es decir como medio de pago de deudas financieras como por ejemplo un préstamo. Siendo una de las fuentes de financiación más utilizadas por las pequeñas empresas. A través del descuento de pagarés, puesto que las empresas más pequeñas y los autónomos no cuentan con fuentes de financiación alternativas.

Por lo que ceden el crédito instrumentado en un título valor a un banco u otro tipo de entidad financiera la cual anticipa a la empresa el importe de los pagarés no vencidos emitidos menos una cantidad en concepto de comisiones e intereses calculados en función del plazo que media entre la fecha de descuento y la fecha de vencimiento del pagaré.

Calculo de intereses en los pagarés

Aplicando para el cálculo de intereses, la fórmula del interés simple, al ser una operación que normalmente tiene como vencimiento un plazo menor a un año. Al ser una operación financiera al igual que lo es un préstamo o un crédito financiero, en caso de que los pagarés sean devueltos será el beneficiario del dinero el que deba de hacerse cargo del impago de forma solidaria con el emisor del pagaré. Y para evitar que el impago pueda ser definitivo, los bancos estudian los siguientes puntos e información antes de descontar un pagaré:

  • La situación del emisor de pagaré en base al sector y la actividad donde se encuadra, así como situación financiera (liquidez, endeudamiento, etc), patrimonial (activos y su valor de venta), y económica (margen de beneficio en función de los ingresos y gastos de las diferentes líneas de negocio). Muy importante para evitar pagarés devueltos es que el emisor no tenga ningún RAI. Lo que implica que no haya habido ningún impago de algún título valor, por lo que en caso afirmativo el banco denegará cualquier operación financiera basada en la calidad del papel del emisor.
  • Junto a lo anterior se analizará también la situación situación financiera (liquidez, endeudamiento, etc), patrimonial (activos y su valor de venta), y económica (margen de beneficio en función de los ingresos y gastos de las diferentes líneas de negocio) de la empresa que solicita la operación financiera. Porque al ser el responsable subsidiario y solidario del importe financiado, en caso de que la calidad del papel a descontar no sea tan bueno como parece, entonces responderá él por el emisor.

El descuento de pagarés permite mejorar los flujos de tesorería de cualquier empresa, en especial de las más pequeñas que son las que menos capital y fondos propios tienen. Por eso tener papel de baja calidad por ser de un emisor con incidencias en el RAI por pagarés devueltos, es cortar sus líneas de financiación a corto plazo.

Uno de los casos más sonados de pagarés devueltos fueron los de Nueva Rumasa, que se colocaron entre a inversores privados no cualificados, con los ahorros de toda una vida.

La emisión de pagarés de Nueva Rumasa fue una operación que se realizó durante la crisis financiera cuando la crisis económica era ya evidente por la restricción del crédito y con los tipos de interés a mínimos fruto de las políticas expansivas de los bancos centrales de casi todo el mundo. El inversor que quisiera participar en la compra de pagarés de Nueva Rumasa debía de invertir como mínimo cincuenta mil euros a cambio de una rentabilidad anual del 5%.

Instrumentada en dos pagarés: uno por el capital invertido y otro por los intereses a cobra netos de la retención correspondiente de IRPF. No es tan raro que los pagarés de Nueva Rumasa fueron devueltos, puesto que la CNMV no dio su visto bueno a la emisión.

Y como se pudo comprobar tras el impago, la emisión fue una forma fraudulenta de captar dinero puesto que se perdió tras el entramado societario, unas empresas reales y otras pantalla o instrumentales, con el que contaba Nueva Rumasa.


Buscar Pagarés sin límites