Línea de descuento de pagarés

Estas en: > Artículos

Las líneas de descuentos de pagarés es una forma muy utilizada en especial por los autónomos y las pequeñas empresas. Aunque también hay grandes empresas que disponen de una línea de descuento de pagarés, no es tan habitual porque las grandes empresas pueden recurrir a fuentes de financiación más a largo plazo y más sofisticadas como por ejemplo la emisión de obligaciones, préstamos sindicados, o el mercado de capitales para la emisión de bonos y otro tipo de deuda, o incluso la emisión de acciones representativas del capital de la empresa.

Pero si hay un motivo que ha hecho que las líneas de descuento de pagarés sean muy utilizadas en España, es la importancia del sector de la construcción e inmobiliario. España ha vivido ya varios booms inmobiliarios, dado el gusto de los españoles por comprar vivienda.

Línea de descuento de pagarés

Línea de descuento de pagarés en la construción

La construcción y el sector inmobiliario ha sido el origen de muchas de las grandes empresas y fortunas de España. Y al ser los pagarés el instrumento de pago preferido en el sector de la construcción e inmobiliario, no es de extrañar la importancia de las líneas de descuento de pagarés entre contratistas, subcontratistas, y hasta proveedores de materiales de construcción.

Empresas que podían tener desde una línea descuento de pagarés hasta varias, dependiendo del número de entidades con las que trabajaran y según las políticas de riesgo de cada entidad. Dado que muchas de esas empresas que trabajaban para las grandes promotoras inmobiliarias, no tenían un gran tamaño. Era muy habitual que sus fuentes de financiación se limitaran a la línea de descuento de pagarés.

Sus clientes les pagaban con pagarés a corto plazo y era fácil de hacer líquido al ser un sector que estaba en crecimiento en el que se manejaba mucho dinero y por lo tanto la solvencia en el pago por parte de las promotoras inmobiliarias.

Motivos para abrir una línea de descuento de pagarés

Pero uno de los motivos de abrir una línea de descuento de pagaré, en vez de descontar individualmente los efectos comerciales. Y decimos comerciales porque son pagarés que se generan por operaciones frutos de la actividad de la empresa con los clientes, a diferencia de otros pagarés o efectos financieros que tienen como base ser un soporte de una operación de índole financiera. Como decíamos descontar de manera individual es más costoso y lento, porque el banco, caja, entidad financiera que realiza el descuento comercial tendrá que realizar un estudio de solvencia del emisor de cada uno de los pagarés.

Por eso para ahorrar gastos ser más ágiles en la operativa, nacen las líneas de descuento de pagarés. Que al fin y al cabo es una operación de crédito, al igual que la línea de crédito, por la cual una entidad financiera, normalmente un banco por ser los que más clientes de empresa tienen, hace efectivo el importe de los pagarés fruto de sus operaciones comerciales. Percibiendo por ese dinero, crédito documentado por un pagaré, unos intereses.

Que se calculan a través de la fórmula del interés simple, al ser el vencimiento de los pagarés normalmente inferior a doce meses. Por lo que los intereses que percibe la entidad financiera, normalmente un banco al haber desaparecido las antiguas cajas, dependerán del tiempo medido en días que hay entre la fecha de descuento y la fecha de vencimiento del pagaré.

Además de percibir unos intereses en contraprestación por el dinero anticipado, también suelen cargar otros gastos como por ejemplo comisiones o gastos de estudio.

Como decíamos las líneas de descuento de pagares no dejan de ser un crédito, o mejor dicho un préstamo porque el importe se recibe por anticipado y de una vez mientras que en los créditos se pueden ir haciendo disposiciones parciales según las necesidades financieras de la empresa.

El caso es que al ser una operación que supone un riesgo de impago para la entidad financiera, ésta realiza un estudio previo de cara a fijar el límite máximo de la línea de descuento de pagarés. Límite que opera igual que en la línea de crédito, porque la empresa puede ir descontando pagarés con el importe máximo de la línea de crédito. Según vayan vencido los pagarés descontados, el banco los presentará a su cobro puesto que es éste el que titular del derecho tras la cesión del título por parte de la empresa a cambio del anticipo del importe. Por lo que los pagarés efectivamente cobrados minoraran el límite de la línea de descuento de pagarés.

Por esa razón, existir un límite máximo concedido por la entidad financiera, era habitual que las empresas no tuvieran sólo una línea de descuento de pagarés, sino varias distribuidas entre las entidades financieras, bancos o cajas con los que trabajaban o con aquellos que querían asumir más riesgo para cumplir objetivos comerciales de captación de operaciones de activo.

Estudio del pagaré por parte del banco

Por todo lo anterior y como decíamos el banco o entidad financiera realiza un estudio evaluando los siguientes aspectos en base a la documentación aportada por la empresa:

  • Situación de la empresa teniendo en cuenta el sector en el que opera y la actividad que realiza, endeudamiento, situación patrimonial, así como los últimos resultados contables e impuestos presentados. Muy importante para la concesión de una línea de descuento de efectos es no tener ningún RAI.
  • Calidad del papel a descontar es decir qué tipos de pagarés son y quién es el emisor, es decir los clientes principales de la empresa, de cara a analizar su solvencia al igual que han hecho con la empresa. Aquí también es habitual que el banco o entidad financiera analice si existe algún tipo de vinculación entre la empresa que solicita la línea de descuento de pagarés y los emisores de los mismos. De cara a evitar el denominado papel pelota.

Buscar Pagarés sin límites