Endoso de pagarés o pagaré endosado

Estas en: > Artículos

El endoso de pagarés o pagaré endosado es un tipo de operación realizada con pagarés. Normalmente estamos acostumbrados al descuento por ser la forma de generar liquidez entre las empresas más pequeñas. De hecho para muchas es la única fuente de financiación disponible, puesto que nace de sus operaciones comerciales.

El descuento de pagarés se genera sólo por los pagarés de clientes, en especial en los sectores de la construcción e inmobiliario. Donde la forma de pago más habitual por parte de los clientes es el pagaré.

Pero el pagaré es mucho más que una forma de pago, es un documento que no solo instrumentaliza una operación, sino un título que representa un derecho y que es transmisible. Precisamente un pagaré endosado es el ejemplo de cómo se puede transmitir la propiedad de ese título representativo de un derecho de cobro. Y ahí está la ventaja del endoso de pagarés, el poseedor inicial del pagaré puede transmitirlo a otros para cancelar sus deudas, en vez de esperar al vencimiento del pagaré o descontarlo. Antes de la crisis financiera y económica, cualquier empresa podía tener una línea de descuento.

El endoso de pagarés y el sector inmobiliario

El boom inmobiliario hizo proliferar las empresas subcontratistas de promotoras inmobiliarias, y dado que el sector funcionaba usando pagarés como forma de pago habitual, los bancos estaban encantados de descontar papel de un sector por aquél entonces solvente y con buenas perspectivas de futuro.

endoso de pagares endosado

Pero una vez que vino la crisis inmobiliaria por la restricción crediticia al sector, las líneas de descuento se cancelaron y aquellos que tenían pagarés era poco más que tener papel mojado.

Sin embargo a falta de poder hacerlos líquidos a través de la financiación bancaria, muchas empresas empezaron a recurrir al endoso de pagarés. Es decir a transmitirlos a terceros para cancelar deudas recurriendo al derecho de cobro recogido en un título valor, en este caso un pagaré.

Es decir que a falta de dinero, las empresas recurrieron a una especie de trueque o mejor dicho a sustituir el dinero de curso legal por papel representativo de derechos de cobro mediante endosos de pagarés. Lógicamente esto no supone que el nuevo tenedor del derecho de cobro representado en el título, pague el cien por cien del nominal reflejado en dicho documento. Por eso algunas empresas han hecho negocio aceptando endosos de pagarés pero pagando por debajo del nominal del título. Es decir a cambio de hacer líquido el papel comercial cobran una cantidad, al igual que los bancos cobraban intereses.

Porque en situaciones de restricción o crisis crediticia se buscan alternativas a los mercados bancarios oficiales. El único caso en que no se pueden hacer el endoso de pagaré es cuando éste incluye la cláusula “no a la orden”. Este tipo de pagarés tienen una particularidad, puesto que no pueden hacerse efectivos a la orden de la persona que se designe, lo que impide el endoso del pagaré.

El pagaré endosado y sus sujetos

La persona que cede el título representativo de un crédito derivado de una operación comercial se denomina endosante. Y a través de su firma cede su derecho de cobro a un tercero, denominado endosatario y que será el que al poseer el pagaré a la orden, podrá ejercer el derecho que contiene dicho título. Es decir podrá exigir al emisor del pagaré su pago a la fecha de vencimiento, o descontarlo en una entidad bancaria.

Suponiendo que tanto la solvencia del emisor como del endosatario sean suficientes para la entidad, y en especial que ninguno de ellos pero sobre todo el emisor del pagaré tengan alguna incidencia en el Registro de Aceptaciones Impagadas más conocido como RAI. De hecho el descuento implica el endoso de pagarés, porque el poseedor del título lo cede al banco a cambio de un adelanto del dinero respecto de la fecha de vencimiento.

Este abono implica que el banco entrega el importe nominal del pagaré, al tener como origen una operación comercial estaríamos hablando del equivalente al importe total de la factura original, menos los intereses derivados de los días entre la fecha de abono y la de vencimiento.

Por lo que al final el banco se convierte en endosatario del pagaré, al quedarse con él hasta la fecha de vencimiento donde lo presentará al emisor para su cobro. Si éste no se hiciera cargo el banco reclamará el importe más los gastos derivados del impago al endosante, es decir la persona que endoso el pagaré a través de su firma en el pagaré.

Formula del endoso de pagarés

Por lo tanto en endoso de pagarés es una fórmula para que éstos puedan circular, y sirvan como una forma alternativa de dinero. Al ser un documento, un papel, que al igual que el dinero tiene un valor expresado en el mismo. Lo que se suele llamar valor nominal.

Así que en casos de necesidades de liquidez no sólo se puede recurrir al endoso de pagarés a una entidad bancaria a cambio de un interés, sino también a cualquier tercero, endosatario, que desee obtener una rentabilidad por adelantar una cantidad de dinero, pactada las partes intervinientes en el endoso del pagaré, a cambio de quedarse el título hasta su fecha de vencimiento. Momento en el cual lo presentará al cobro al emisor del mismo.


Buscar Pagarés sin límites