Descuentos de pagarés en España

Estas en: > Artículos

Los descuentos de pagarés en España es sin duda la fuente de financiación preferida por empresas, desde las más pequeñas hasta grandes empresa. A diferencia de en otros países de nuestro entorno, España tiene otros motivos añadidos para ser la fórmula de financiación preferida.

Descuentos de pagarés en España

Nos referimos al peso del sector de la construcción e inmobiliario en España. Somos un país al que le gusta comprar viviendas, y algunas de las mayores fortunas de hoy y de siempre se han basado en la construcción y promoción de viviendas y otros inmuebles. Por ciudades, no hay algunas donde se usa más los descuentos de pagarés.

Madrid como capital y ciudad más importante es la que más actividad económica tiene, por lo tanto al haber más empresas existen más pagarés en circulación y más descuentos. Aunque como decíamos si algo impulsó esa práctica fue el Boom Inmobiliario de hace algunos años, al ser los pagarés el instrumento de pago del sector de la construcción e inmobiliario. Por lo que no es de extrañar que proveedores, contratistas, y subcontratistas fueran los que recurrían a cajas y bancos para practicar los famosos descuentos de pagarés.

Descuentos de pagarés como financiación empresarial

Puesto que la mayoría de esas empresas eran y son pequeños negocios, que no tienen acceso a complejas fuentes de financiación, propias de las grandes empresas, ni tampoco tienen acceso a los mercados financieros donde se emiten para su posterior negociación, acciones, obligaciones, pagarés y otra deuda de empresas. Fuentes de financiación permanentes al ser a más lago plazo.

Porque una de las características de los descuentos de pagarés es que es una operación de financiación a corto plazo, entendiendo corto plazo como a menos de un año según la doctrina financiera y la norma contable. Sin embargo los descuentos de pagarés así como el resto de la actividad de financiación bancaria se cortaron en España por la crisis financiera que a pesar de originarse en Estados Unidos se extendió como un virus por todo el mundo. Esta crisis financiera, que luego se convirtió en una larga y dura crisis económica, provocó una crisis inmobiliaria.

Porque las empresas del sector de la construcción e inmobiliario eran las que más dependían y usaban descuentos de pagarés. Como un castillo de naipes, cuando las promotoras vieron canceladas sus pólizas de crédito y los bancos y cajas dejaron de financiar los nuevos proyectos inmobiliarios, los contratistas y subcontratistas, así como los proveedores de materiales, vieron como esos pagarés que tenían para sus descuentos no eran más que papel mojado.

Las promotoras que los habían emitido no tenían ya los fondos provenientes del crédito fácil y abundante de los bancos. Así que los impagos al vencimiento de esos pagarés en descuento aumentaron y arrasaron al eslabón más débil de la cadena: el del subcontratista, proveedor y contratista que pagaba las nóminas de los trabajadores así como las compras de materiales a través de los descuentos de pagarés de sus clientes, es decir de las promotoras inmobiliarias, desde las más grandes a las más pequeñas.

Causas de la desaparición de los descuentos de pagarés

Consecuencias de esa crisis financiera que provocó la crisis inmobiliaria y que arrasó a casi todas las empresas del sector de la construcción e inmobiliario, es la crisis bancaria de España. Que provocó la desaparición de las cajas de ahorro, las cuales también realizaban descuentos de pagarés, entidades financieras muy parecidas a los bancos salvo porque destinaban parte de sus beneficios a obra social, al tener su origen histórico a la vinculación a un territorio, por eso había cajas propias en Cataluña, la zona de Levante, Madrid, Andalucía, País Vasco, etc.

Así que no solían salir de su zona natural de influencia, aunque eso fue cambiando y adoptaron políticas de expansión territorial más propias de los bancos. También existían cajas asociadas a una actividad económica, como las cajas asociadas a colegios profesionales como el de abogados o el de arquitectos.

Todas estas cajas tuvieron un papel protagonista en los descuentos de pagarés en España, cuando el sector inmobiliario era la actividad más importante del país. De aquella época cabe la pena destacar cajas ya extinguías como las catalanas Caixa Laietana, Caixa Penedes, o Caixa Catalunya que ayudaron a financiar el crecimiento del tejido empresarial catalán, tanto el vinculado a la construcción como al resto.

En Levante la entidad que más realizaba descuentos de pagarés era la CAM, acrónimo de Caja de Ahorros del Mediterráneo, que al estar controlada por políticos como tantas otras cajas no siguió una política de riesgos tan prudente como debería. Y por último y por su tamaño destacar la labor en el descuento de pagarés en España de la Caja Madrid que pasó a denominarse Bankia tras su nacionalización y como consecuencia del cambio legal que supuso la desaparición de las cajas. Desde ese momento histórico, se limito mucho su política crediticia y entre ella los descuentos de pagarés.

Al igual que en los casos anteriores los excesos de Caja Madrid por el mal uso de las cajas por el poder político, provocó que su política de riesgos al conceder crédito no fuera tan prudente como debería. En resumen la crisis financiera internacional con origen en Estados Unidos, que provocó una crisis económica e inmobiliaria en España, hizo caer la actividad de descuentos de pagarés en España y el resto del territorio.

Lo que afectó al cierre de numerosas pequeñas empresas, en especial del sector de la construcción e inmobiliario por ser el primer y más afectado por la crisis. Al ser estas empresas las que más usaban como fuente de financiación los descuentos de pagarés.


Buscar Pagarés sin límites