Descuento de pagarés sin recurso

Estas en: > Artículos

El descuento de pagarés sin recurso es una tipología del descuento, forma principal de financiación para muchas empresas, en especial las más pequeñas. Y sobre todo del sector industrial y el de la construcción. Este último por el gran desarrollo que tuvo durante los años del boom inmobiliario.

Donde las promotoras inmobiliarias han sido las principales emisoras de pagarés, al ser la forma de pago preferida para proveedores y contratistas. Por lo que la actividad de descuento de pagarés sin recurso y con él, fue frenética durante los años del boom.

No en vano muchas entidades financieras, entre ellas las desaparecidas cajas de ahorro, crecieron gracias a financiar el descuento de pagarés sin recurso. Como es bien sabido el pagaré no es sólo una forma de pago como por ejemplo la transferencia, sino que es un título valor.

Es decir un documento, un papel, que incorpora y reconoce un derecho de cobro por lo que es fácilmente transmisible. Por lo tanto es tan habitual que se use como soporte de operaciones financieras como el descuento de pagarés sin recurso.

Los descuentos de pagarés sin recursos y sus caracteristicas

Esta tipología se diferencia del resto de descuentos, en que es la entidad financiera la que asume el riesgo de impago. Normalmente al descontar un pagaré se analiza la solvencia tanto del emisor como de la empresa que descuenta el pagaré, porque esta última será la responsable de asumir el pago si a fecha de vencimiento el emisor no se hace cargo del pagaré.

descuento de pagares sin recurso

Por eso en el estudio que suelen realizar las entidades, se analiza si existe algún tipo de vinculación entre emisor la empresa que solicita la operación financiera. Porque en caso de haberla se podría dar una operación de financiación encubierta en base a pagarés.

Es lo que se denomina papel pelota, al ser pagarés financieros y no comerciales. Porque estos últimos son los que tienen su origen en operaciones comerciales, es decir pagarés que se emiten para cancelar los saldos de clientes por compras. Y que por lo tanto están sustentados por operaciones de compra – venta y sus facturas correspondientes.

Pagarés sin recursos como caso especial

Pero el descuento de pagarés sin recurso es un caso especial, dado que en este caso el riesgo de impago lo asume la entidad financiera que practica el descuento. Cuando existe un impago se realiza un procedimiento denominado protesto del pagaré, una mera formalidad ante notario para dejar constancia que el título no ha sido aceptado a su vencimiento.

El protesto es un paso previo y necesario para la reclamación judicial del pagaré mediante un juicio cambiario. El impago también implicará que el emisor sea incluido en el Registro de Aceptaciones Impagadas también denominado RAI por su acrónimo. Por eso al realizar un estudio previo al descuento de pagarés sin recurso, se comprueba que el emisor no se encuentre incluido en dicho registro.

Pero la crisis financiera y la posterior económica ha provocado que muchas empresas del sector de la construcción e inmobiliario acaben cerrando, por lo que su solvencia es prácticamente nula y los pagarés emitidos por las mismas tienen un altísimo riesgo de impago. Acabando con el descuento de pagarés sin recurso como fuente de financiación para todas esas empresas que vivían del sector inmobiliario: subcontratas, proveedores de materiales de construcción, y contratistas.

Ningún banco estaría dispuesto al descuento de pagarés sin recurso en un sector donde la solvencia es mínima por no decir nula. Y más con este tipo de descuentos que implican que la entidad es la que asume el riesgo de impago, lo que permite que la empresa que recibe la financiación además de obtener un anticipo del dinero, descontando los correspondientes intereses, respecto del plazo de vencimiento, pueda evitar sufrir el impago.

Esta ventaja se debe a que el riesgo de impago es asegurado por la entidad, a diferencia de lo que podría hacer la empresa. Lógicamente el coste del descuento de pagarés sin recurso que el de un pagaré bajo otra fórmula. Pero a la empresa que recibe la financiación le deja la tranquilidad de pode invertir ese dinero sin miedo al reclamo por parte de la entidad financiera que practicó el descuento.

Por eso no son muchas las entidades que lo realizan y mucho menos habitual es verlo como operativa normal en líneas de descuento, puesto que poder descontar pagarés de forma más rápida y con menos estudio que al hacerlo individualmente, el riesgo de impago para la entidad sería mucho más elevado. Dado que para una línea de descuento se realiza un estudio previo del solicitante y de los principales clientes emisores de pagarés.

Mientras que una vez aprobada no se realizan estudios individuales en el descuento de cada uno de los pagarés. Por lo que la línea no se usa en el descuento de pagarés sin recursos, donde el estudio se realiza de manera individual por cada uno de los pagarés que se deseen descontar transmitiendo el riesgo de impago a la entidad financiera.


Buscar Pagarés sin límites